26
Ene
08

Hermann Hesse con Bubis

Entrada a 2666

El jueves vi la obra de teatro 2666, basada en el libro póstumo del escritor chileno Roberto Bolaño y debo decir que me superó. Quizás fue el hecho que he dormido poco, que sólo comí arroz con bistec y tomate en todo ese día (el bendito almuerzo), que cambié los lentes y quedaron malos (es difícil concentrarse cuando un ojo no logra enfocar bien) o que, básicamente, la obra de teatro era demasiado larga (300 minutos aproximadamente)… De igual modo quiero comentarla y dicho comentario se los dejo a continuación.

La Obra y Su Estructura

La hora a la cual se supone comenzaba la obra era a las 19, pero debido a “problemas técnicos”, la función no comenzó hasta por lo menos las 19:45 (quizás ya eran las 20 horas, no miré el reloj) y por lo tanto la obra terminó pasadas las 1 de la mañana. Durante el transcurso de la función existieron 4 intermedios (que juntos sumaban como 1 hora) en los cuales mientras la gente se despejaba un poco (hubo hasta un cóctel para los espectadores) se cambiaba la escenografía y los actores preparaban su vestuario.

Los intermedios dividían la obra en cinco partes, cada una diferente a la otra (personajes, locación, temática), pero que se conectaban de una manera u otra. En la primera parte conocemos a Benno von Archimboldi, escritor alemán, por medio de 4 estudiosos de su obra. De la segunda parte casi no les puedo hablar pues me acuerdo de las imágenes, pero no de la trama (ése fue mi momento de desconcentración máxima). La tercera parte es de un periodista que va a cubrir una pelea de box en Santa Teresa (México) y se entera de diversos asesinatos que se han producido en la región. La cuarta parte cubre los asesinatos en sí mismos mientras que en la quinta conocemos realmente quién es von Archimboldi.

La Obra y el Recinto

El lugar donde se realizó la presentación corresponde a la sala ubicada en el Centro Cultural Matucana 100. Personalmente no me gustó mucho la sala, pues es demasiado grande: se pierde la intimidad que por lo menos hasta ese momento siempre había experimentado cuando había asistido a alguna obra de teatro (las cuales no son muchas en todo caso). Los actores utilizaban micrófonos para poder llegar a toda la gente, lo cual quitaba esa dinámica de escuchar a quien habla y mirarle. Me refiero a que uno escuchaba por los parlantes las voces y tenía que mirar a todos los actores para darse cuenta quién estaba hablando… En todo caso, habían partes en que el micrófono se justificaba, pero en ellas usaban unos de esos de pedestal, inalámbricos.

Otra cosa es que la sala estaba bien calurosa. Si no hubiese sido por los intermedios, nos hubiésemos cocinado ahí dentro.

La Obra y el Público

La obra no es gentil con el espectador. Digo, posee escenas bastante fuertes que buscan provocar al público. El ejemplo más claro se da en la cuarta parte, que es la más cruda. En ella durante extensos minutos podemos observar a una mujer revolcándose en el piso gimiendo, gritando, pidiendo ayuda, víctima de uno de los tantos crímenes/asesinatos de los cuales habla el libro. En este punto la actriz utilizaba uno de los micrófonos mencionados en el apartado anterior, cosa que se justificaba totalmente, pues los gritos se hacían más desgarradores y la escena por tanto más impactante. No creo poder describir esto de mejor manera: hay que estar ahí.

No bien la obra no sea gentil no significa que al público no le guste o que no valore la gran puesta en escena: el aplauso al finalizar la presentación fue cerrado y muchos se pusieron de pie. Mención aparte tiene la euforia que desató una imagen de Bolaño proyectada en el telón: aplauso total.

Ah, igual no crean que van a ir a puro sufrir si ven la obra: en muchas oportunidades también reirán (el título del post hace alusión a ello, aunque tiene más gracia escuchar la frase que leerla). Como la vida misma.

La Obra y los Medios Audiovisuales

Si es que de verdad la obra comenzó tarde por problemas técnicos, entonces se justificó la espera, pues se hace uso extensivo de los medios audiovisuales. Visualmente, ya sea simplemente para desplegar sobre un telón el título de la parte que se pondrá en escena o para proyectar lo que unas cámaras filman en esos mismos instantes, un buen porcentaje del tiempo tenemos a los actores en primer plano e imágenes de video en segundo. Eso de proyectar las imágenes de una cámara de video era interesante en la medida que proveía otra forma de apreciar la escena: los actores arriba del escenario y la imagen de video con efectos en ella (colores y definición): dos puntos de vista para una misma realidad.
Por el lado del audio, ya mencioné lo de los micrófonos, a lo que hay que sumar sonidos de ambientación (de acuerdo a la escenografía que existe en cada parte), lo que proporciona una mayor inmersión en lo que se está presentando. También se puede mencionar que en algunas oportunidades directamente se ponía música (un reggaetón por ejemplo, o música docta).

La Obra y su Temática

El problema de los asesinatos en la frontera de México y Estados Unidos mencionado en el libro de Bolaño es real y actual (ver Wikipedia: EN y ES). Durante la cuarta parte de la obra se presenta al espectador una lista con los nombres y edades de las mujeres asesinadas en estas circunstancias. Según recuerdo, las edades iban desde guaguas de un año hasta mujeres de 60 o más, datos que al menos representaban la realidad hasta el año 2004 (fecha más actual que logré divisar). Esta misma temática fue abordada por At The Drive-In es su single Invalid Litter Dept., canción que les dejo a continuación.

La Obra y el Lenguaje del Teatro

Creo que, debido a mi nula formación en este ámbito, no entendí mucho de este plano en la obra. Por ejemplo, en diversas oportunidades alguno de los actores se ponía en un segundo plano a bailar/hacer contorsiones mientras en primer plano se llevaba a cabo la acción propiamente tal. Sinceramente, nunca entendí para qué.

Pero bueno, otros aspectos que eran más literarios sí creo haberlos divisado. Por ejemplo, siempre en las obras que había visto los actores se hacían cargo de su personaje y hablaban por él; quizás un mismo actor representaba a más de un personaje, pero no más que eso (literalmente, representaban su papel como personaje de la historia). En el caso de esta obra, en ocasiones los actores hacían de narradores y personajes al mismo tiempo, intercambiado dichos roles de manera dinámica entre varios de quienes estaban en escena.

Así, la forma de abordar esta monumental obra de Bolaño (más de 1100 páginas según he visto por ahí) fue, en parte, haciendo que los actores contaran la historia por medio de sus bocas y no necesariamente las acciones, como creo que es habitual. Por ejemplo, en la primera parte de la obra, la de los cuatro críticos, ellos contaban cómo habían descubierto la obra de von Archimboldi y cómo esto los había llevado a conocerse, pero no representaban las acciones acerca de las cuales nos hablaban.

Por el contrario, en la segunda parte los actores interpretan directamente a los personajes y sus acciones. No nos cuentan la historia, sino que la recrean en escena. Como verán, el uso del lenguaje teatral varía de acuerdo a la parte que se está presentando, lo que crea mayores diferencias entre ellas y la sensación de estar presenciando historias disímiles.

En esta categoría también entra algo que ya se comentó, que es el uso de los medios audiovisuales. A veces como compañía, en otra ocasiones como provocación, la utilización de todos los recursos que se han mencionado enriquecen la puesta en escena y la forma de contar la historia. El ánimo que se percibe es la de ver varias obras de teatro por el precio de una (aunque quizás la tarifa de público general de para costear la entrada al menos a dos obras).

Creo que la puesta en escena es el aspecto más rescatable e interesante de toda la obra. De ello me he percatado mientras escribo todo esto, pero no fui capaz de valorarlo en esos mismos instantes en que presenciaba la acción.

Imágenes

No quise linkear las imágenes directamente, sino el sitio que las hostea. Busquen donde dice “November” y la primera obra que sale es 2666. Fotos de la obra.

Conclusiones

La obra, tanto en puesta en escena como temática y trasfondo es extremadamente interesante. Sin embargo, no sabría si recomendarla o no, pues exige mucho del espectador. En ese sentido, depende de las ganas y motivación de los asistentes la impresión que les dejará. Yo por mi parte, llegué cansado a la función y no pude disfrutarla en todo su esplendor; perdí el hilo en varias oportunidades y eso hizo que no llegara a comprenderla totalmente. Sólo ahora que me propuse comentarla creo haber llegado a entender algo de todo lo que viví en aquella noche.

Por eso, si quieren ir, vayan preparados para todo lo que les ofrecerán y llegarán a sorprenderse. Todo mi comentario va en ese sentido: darles las claves para que puedan disfrutarla. Espero haberlo logrado.

Funciones que quedan:

  • Sábado 26 de enero, Centro Cultural Matucana 100, 19 horas.
  • Domingo 27 de enero, Centro Cultural Matucana 100, 17 horas.

Valores: $15000 público general, $5000 tercera edad y estudiantes. Entradas disponibles vía TicketMaster (si las compran en la sala, no hay recargo por “servicio”).



buscar en el blog

calendario de posts

enero 2008
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Contacto

Siéntase libre de escribir a contacto También puede encontrarme en Last.fm, YouTube, Delicious y Twitter.

A %d blogueros les gusta esto: