06
Ene
09

¿Qué es lo que estás tratando de hacer?

Es el año 2015.
Un mundo donde 15 años atrás, más de la mitad de la población del planeta murió.
Un mundo que está en un milagroso proceso de reconstrucción, de aumento de producción e incluso de consumo, donde las góndolas de los negocios están llenas.
Un mundo donde la gente ya se acostumbró a esa resurrección, aunque todavía persiste el sentimiento que el fin del planeta se acerca.
Un mundo donde el número de sus futuros líderes, los niños, es muy escaso.
Un mundo donde Japón vio a la Tokyo original ser destruida, abandonada y olvidada, y una nueva capital construida en la prefectura de Nagano. Así se construye Neo-Tokyo-2, que luego es convertida en un gigantesco señuelo, y para ocupar su lugar aparece la encubierta Neo-Tokyo-3, a la que se trata de hacer segura frente a los ataques.
Un mundo donde un enemigo totalmente desconocido al que se le llama “Ángeles” ataca sin cesar. Esta es la base del mundo de “Shin Seiki Evangelion”.
Una visión del mundo cargada de pesimismo.
Una historia que comienza en el momento que el último vestigio de alegría y optimismo es para siempre eliminado.
Y en ese mundo, un chico de 14 años que se aleja cuanto puede del contacto humano.
Tratando de vivir en ese ambiente tan cerrado que su conducta le impone, abandonando cualquier intento de entenderse a sí mismo.
Un joven cobarde, al que su padre abandonó cuando pequeño, y que se ha convencido a sí mismo de ser totalmente innecesario, tanto incluso que no encuentra motivo ni para suicidarse.
Y también hay una mujer de 29 años, que vive la vida tan a la ligera que el contacto humano profundo es casi imposible. Que se protege teniendo relaciones superficiales para luego escapar de ellas.
Ambos tienen mucho miedo de ser lastimados.
Ambos son inapropiados, por no tener una actitud positiva, para encajar en el rol de personajes principales de una aventura.
Pero para el caso son los héroes de mi historia.
Se dice que “Vivir es Cambiar”.
Yo empecé esta producción con el deseo que una vez que llegara a su fin, los personajes hubieran realizado un cambio profundo.
Ese es el “sentimiento” que quiero comunicar.
En “Shin Seiki Evangelion” está plasmado mi ser, un hombre que no pudo hacer nada durante cuatro años.
Un hombre que huyó durante cuatro años, que simplemente no estaba muerto.
Hasta que pensé “basta de huir”, y volví para hacer este proyecto.
Una producción donde se imprimieran todos esos sentimientos míos en el film.
Sé que esta forma de actuar es impetuosa, arriesgada y arrogante.
Pero esa es mi meta.
No sé sinceramente cuál va a ser el resultado.
Porque mi propia historia no está terminada todavía.
No sé que va a ser de Shinji, Misato o Rei. No sé a dónde los llevará la vida. Porque tampoco sé a dónde llevará la vida al staff de esta serie.
Siento que soy muy irresponsable.
Pero creo que es lo más natural que nos sincronicemos con el mundo de nuestra creación.
“Es sólo una imitación”.
Ese es el riesgo que estoy tomando, y por ahora sólo puedo dar esa explicación.
Tal vez nuestro “original” se encuentre bastante cerca de ese lugar.

17/07/1995.
Hideaki Anno, creador y director de la serie animada Evangelion.
En el estudio, un día nublado y lluvioso.

El texto que copié fue la respuesta publicada en el primer tomo recopilatorio del manga (cómic) japonés a la pregunta que aparece en el título de este post, formulada antes del comienzo de la serie de animación “Shin Seiki Evangelion“. Podrán imaginar que no sé japonés, por lo que les puedo decir que mi fuente es el segundo número publicado por Editorial Ivrea en Argentina, donde se incluyen aquellas palabras.

Y bueno, ¿por qué me dieron ganas de compartirla? Pues porque como mencioné en el post anterior este fin de semana recién pasado me pegué un atracón con Evangelion (vi los 26 capítulos de TV más las dos películas y leí los cuatro primeros números del manga editado por Ivrea) y siendo una serie de un argumento extremadamente complejo, creo que queda suficientemente claro en las bases de qué se trata el mundo de Evangelion en palabras de su creador.

A lo expuesto por Hideaki Anno se puede agregar todo ese componente religioso, científico, tecnológico y misterioso que encierra la serie, además de la importantísima variable psicológica, aspecto transversal a la historia y fundamental en su desarrollo.

Neon Genesis Evangelion, como se le conoce por estos lados, es una serie realmente adictiva y de ninguna forma dirigida a los niños como podría pensarse de un dibujo animado (concepción prehistórica que ha estado cambiando en todo caso). Es una serie que parece de robots, pero que no incluye ninguno realmente, que parece hablar del fin del mundo cuando en realidad parece que lo hace de su comienzo, que mezcla religión y ciencia como si fuesen uno solo, además de incluir política de estado e instituciones, conflictos de intereses, traiciones, sabotajes… En adición a todo lo anterior, desarrollo psicológico de personajes hasta decir basta, junto con cantidades ingentes de información hacen de esta serie una especie de ente insondable.

Les recomiendo que vean la serie, quizás no de corrido (para proteger sus frágiles mentes y corazones de un bombardeo de emociones y ataques al entendimiento), pero sí en forma parcelada al menos. No les recomiendo ver las películas Death and Rebirth ni Death(true)² porque casi no aportan nada (son mezclas de escenas de la serie con una que otra inédita, o pedazos de la película posterior), pero sí ver The End Of Evangelion para terminar con convulsiones en el piso cuestionando el pasado, el presente, el futuro, la reencarnación, la espiritualidad, la toma de decisiones y luego qué cresta significa el mentado final de la serie (la cantidad de interpretaciones lo deja a uno mareado). El conjunto en general es una montaña rusa de emociones que lo dejan a uno para adentro.

Y si además quisieran leer el cómic, sepan que no está ajustado a la serie de televisión (eso sería fome) pues quien lo escribe es el diseñador de los personajes de ella, Yoshiyuki Sadamoto, y corresponde a su adaptación y forma de ver el mundo de Evangelion. Y en este punto, les recomiendo que compren la edición de Ivrea, pues se nota que está hecha con cariño y respeto por el original. Además, posee una columna con aclaraciones de la traducción (muy útil) y de la serie en general, páginas a color (cuando así han estado originalmente pues en general todo es en blanco y negro) y buena impresión. Lo único malo es que los diálogos están en argentino en lugar de español neutro, pero a la larga eso es sólo un detalle. Dicho lo anterior, el cómic no llega nunca a ser tan bueno como la versión animada, pero igual es un aporte. Nótese también que todavía está siendo editado en Japón, por lo que está inconcluso.

Finalmente, un video con escenas de la serie (de la película en particular) y música de Queen.

Anuncios

3 Responses to “¿Qué es lo que estás tratando de hacer?”


  1. 1 Raul Aliaga
    enero 7, 2009 en 0:22

    Quedaste hecho pico parece :). Te comprendo completamente, a todos nos pasó :P

    Te sugiero que veas “Ghost in The Shell, Stand Alone Complex”. La serie, las dos temporadas, por si aun no lo has hecho. Creo que lo disfrutarias.

    Saludos!

  2. enero 7, 2009 en 14:46

    Había visto la serie antes, pero no de una patada. Es mucho más fuerte el efecto de esta última forma.

    De Ghost In The Shell vi una película que se llamaba “Innocence”, pero no prendí mucho con el asunto. Bueno, ahí veo. Gracias por comentar.


Comments are currently closed.

buscar en el blog

calendario de posts

enero 2009
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Contacto

Siéntase libre de escribir a contacto También puede encontrarme en Last.fm, YouTube, Delicious y Twitter.

A %d blogueros les gusta esto: