29
Mar
09

Palabras al pasar de la jornada Patton/Cornell

No espere una graaaaaaaaaan descripción periodística o musical, sino sólo una cuantas líneas de lo que me pareció la jornada doble del 25 de marzo vista desde Cancha VIP (auspiciado por uno de los tantos sitios que regalaban entradas para dicho día).

Abrió Libra, nacionales, con un ex Arena Santiago a medio llenar y un sector de Cancha VIP patéticamente vacío. Estuve un rato viendo el show y lo único que me llamó la atención fue que tuvieran una bajista, cosa que desconocía. Como no enganché con la puesta en escena ni la música, me fui a dar una vuelta a los accesos.

Entre el ir y venir de harta gente, de repente divisé a Angelo Pierattini junto a uno de los hermanos Ilabaca, no sé si Pablo o Felipe de Chancho en Piedra, aunque me hace más sentido que haya sido el primero pues es conocida la relación musical que tienen y por ende, de amistad (siento no poder confirmar la información por lo que agradecería si alguien pudiera dar luces al respecto). Me dio por pedirles un autógrafo a ambos, pero desistí de puro pensarlo porque al final son gente como uno y debe ser molesto para ellos tener que atender ese tipo de tonteras. En todo caso, Ilabaca no tuvo problema en responderme un saludo a la distancia mientras un fan emocionado abrazaba a Pierattini. Por ahí leí que también andaba gente de Molotov esperando la presentación de Patton, pero no vi a ninguno de ellos (tampoco sé si los hubiese reconocido en todo caso).

Una vez finalizado el show de Libra fui a ganar una posición cerca del escenario y durante la espera pude apreciar cómo Patton salía a revisar los instrumentos y equipos mientras la gente que lo notó le vitoreaba. Él no hizo caso, ajustó los detalles y se fue tras bambalinas.

Mike Patton & Zu Quartet

La tercera visita de Patton al país fue demoledora. Me sentí privilegiado de verlo sobre el escenario… Zu a mi modo de entender no fue maś que el acompañamiento de un monstruo de la música. Mike Patton absolutamente se robó la película. Zu por sí solo, no menospreciando su trabajo (Carboniferous por ejemplo es un buen álbum), nunca hubiese tenido el público que los recibió si no hubiese sido por ese extraño personaje de las mil bandas que tenían entre sus filas aquella jornada.

Pasadas las 9 de la noche salió el grupo sobre el escenario con máscaras de luchadores mexicanos y dos gorilones (“guardias”) en el mismo estilo, uno a cada lado del escenario. Y todo comenzó. Sonidos ininteligibles basados en cambios de ritmo endiablados, un saxo de otro planeta, un bajo asesino y un front man extraterrestre despeinaron a todo quien estuviese en ese momento en el Arena (menos a Patton, engominado como siempre), para bien o para mal de sus predilecciones musicales. Porque nadie quedó indiferente.

Patton en cada movimiento se comía el escenario, desplazándose de un lado para otro, haciendo miles de gestos, interactuando con la banda y con el público y ejecutando articulaciones vocales imposibles. De sólo ver su puesta en escena uno prendía de inmediato con lo que presentaba, por más ajena y extraña que fuese la música que nos brindó.

En lo personal, me declaro incompetente en la identificación de canción alguna de las que fueron interpretadas por la agrupación esa noche, pero hay que ser muy volado para no darse cuenta del que a mi gusto fue el punto más alto de la presentación: 24000 Baci. Nunca en mi vida había escuchado dicho tema, pero leyendo por ahí di con el nombre de la canción, original de Adriano Celentano, personaje que ha aparecido en todos y cada uno de los reviews que he leído de la presentación del hombre de Fantômas en Chile. Aquí la versión original, a continuación la deconstrucción pattoniana ejecutada dicha noche (la que ya era interpretada junto a sus pares de Mr. Bungle tiempo atrás):

No sé qué porcentaje de la gente estaba con Patton, pero al menos a mi alrededor sólo habíamos devotos de sus jugarretas y experimentaciones. A Mike se le notaba distendido y eso se agradece. De hecho a los cánticos “Patton, Patton” él contestaba con unos “Putton, Putton”… El español mezcla entre italiano y portugués que tiene es chistoso.

Cuando acabó el show, extremadamente corto para mí y no sólo es una percepción, sino una realidad (creo que como una hora sobre el escenario), sólo tenía en la cabeza la idea de “grande Patton”. Eran como las 10 de la noche y ahora quedaba Cornell, a quien sinceramente no me interesaba mucho ver.

Chris Cornell

A Chris Cornell lo ubico bien poco. No me es ajeno obviamente su trabajo con Soundgarden o Audioslave, pero si alguna vez llegué a escuchar alguno de los discos de esas bandas, no debe haber sido en más de una ocasión. Así que no era mucho lo que me esperaba de Cornell, a pesar del antecedente de su primer recital en el país (el cual fue elevado a uno de los mejores de aquel año).

Una hora hubo que esperar para que apareciera Cornell y no había mucho que hacer. Por lo menos para mí que andaba solo en el mar de gente, así que me dediqué a mirar… Vale decir que la cancha VIP con el show de Patton había dejado de ser patética en número y en una de esas con Cornell se iba a llenar más, cosa que no puedo asegurar pues mi perspectiva visual era pobre en relación a dicho ítem. Eso sí, las graderías estaban evidentemente más concurridas que antes de Patton, lo que me gustó. Entre tanta observación (tampoco había que ser muy vivo para darse cuenta) me percaté de la cantidad de mujeres con facha de modelo que repletaban el sector donde me encontraba, muchas más de las que se dejaron ver para el primer show de la noche y de las que alguna vez llegué a presenciar, con dichas características, en un concierto.

Si bien hubo que esperar algo así como una hora para que se apareciera Cornell, yo al menos tuve que esperar unos cuantos minutos más para que se apareciera “de verdad”. Y es que el comienzo fue muy débil… Sólo como a la cuarta canción que según mis cálculos fue Spoonman logré conectarme con el show. La gracia es que de ahí en adelante la presentación sólo creció en intensidad (exceptuando la sección acústica que no estuvo nada de mal) y no me desenchufé más a pesar de la avalancha de canciones que desconocía, pero la energía que había en el ambiente era tal que fue imposible no sincronizarse con ella.

La fuerza interpretativa de Cornell me dejó pasmado… Hasta me parece haber escuchado su voz en algún momento directamente de su boca sin mediar amplificación, una proyección vocal impresionante. Además, se notaba por sobre todo entusiasmado y muy conectado con lo que ocurría, compartiendo con el público en innumerables ocasiones. Cuento aparte también era su banda de acompañamiento que según mis datos integraban Yogi Lonich y Peter Thorn en guitarra, Corey McCormick en bajo y Jason Sutter en batería, quienes jugaron y compartieron con la audiencia durante todo el recital elevando los ánimos, regalando uñetas a destajo, baquetas e incluso botellas de agua durante el set acústico de Cornell momento en el cual ellos se fueron a los costados del escenario y lisa y llanamente se comportaron como niños con juguete nuevo, riendo y regalando cuanta cosa tenían a su alcance y que pudiese ser lanzado a la gente de manera segura. Mención especial para Corey McCormick, el más prendido de todos y el que más se conectó, además de Cornell, con el público, saltando por todo el escenario, elevando las manos, alentando al público y riendo durante muchos pasajes. Buena parte de su performance se dio justo en el sector donde me ubicaba yo pues hizo “buenas migas” con un integrante del Letter to the Dead que se encontraba en la reja a unas 3 o 4 personas (como máximo 5) frente a mi persona.

Y así prosiguió la noche entre rock, buena onda y público de correcto comportamiento, pero no por eso menos entregado. Cornell agradeció a la audiencia y nos dijo que éramos el mejor público y que éramos sus amigos y no sé cuánta cuestión más… Uno la verdad no sabe si esas cosas los músicos que vienen a Chile las dicen de verdad o sólo por compromiso, pero es un hecho que él la pasó bien interpretando sus temas aquella noche. Lo otro cierto es que como público realmente disfrutamos con lo que ocurrió sobre el escenario, saltando y cantando… Hasta las chicas con pinta de modelo parece que saltaron harto porque había un aroma femenino a sudor mezclado con perfume que debo decir era hasta agradable (recuerde que cuando ellas sudan es sexy y nosotros solo apestamos jaja).

Para finalizar, sólo decir que la noche del 25 superó por lejos mis expectativas, sobre todo el show del ex Soundgarden. A priori incluso pensaba irme del Arena si este se ponía latero y el comienzo de su concierto fue así, pero afortunadamente no me marché por lo que pude disfrutar de una gran noche por una parte de experimentación y por otra de rock.

PS: tuve mi momento groupie al intentar darle la mano a Cornell cuando se bajó del escenario y se acercó a las barreras, pero por unos cuantos centímetros no lo logré. Se notaba muy buena onda el tipo. Lo otro es que no pesqué ninguna de las innumerables uñetas que volaron, pero al final prefiero quedarme con un grato recuerdo a un objeto material sin significado como sería haber alcanzado alguno de los “regalos” en caso de un recital malo.


2 Responses to “Palabras al pasar de la jornada Patton/Cornell”


  1. marzo 30, 2009 a las 23:01

    Creo que Cornell, una vez más, no defraudó, a un grupo de “letterianos” los integrantes de la banda de cia les regalaron algunas entradas VIP y otras para general creo, es que la buena onda viene desde el 2007… Me dijo una amiga que las canciones que tocó de su último disco en solitario sonaron bastante decente y no tan poperas como en el álbum… en fin segunda vez que me lo pierdo y de prejuiciosa no más, espero exista una tercera vez.

    De Patton poco y nada sé de él, más que nada lo que hizo en Faith no More, mientras leía escuchaba el tema del video, mi amiga que estaba en general me dijo que durante todo el show se preguntó a sí misma “¿que se fumó este hueón!?” onda plop, pero en buena, naaaa que ganas de haber asistido…

    Saludos,

    PS: Espero lo de Radiohead xD… conste no es presión.

  2. marzo 31, 2009 a las 19:26

    Jjaajaj… Me andan puro chicoteando los caracoles en el blog y remilas en Last…

    La verdad no sé mucho qué escribir de Radiohead; ya se ha escrito de todo y en todas partes. Voy a hacer el intento de todas formas.

    Saludos.


Comments are currently closed.

buscar en el blog

calendario de posts

marzo 2009
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Contacto

Siéntase libre de escribir a contacto También puede encontrarme en Last.fm, YouTube, Delicious y Twitter.

A %d blogueros les gusta esto: