26
Dic
09

Turista en su propia ciudad

The Tourist (Radiohead, OK Computer, 1997)

It barks at no-one else but me, [le ladra a nadie más que a mí]
like it’s seen a ghost. [como si hubiese visto un fantasma]
I guess it’s seen the sparks a-flowin, [supongo que ha visto las chispas fluyendo]
no-one else would know. [nadie más podría saberlo]

Hey man, slow down, slow down, [hombre, ve más despacio, más despacio]
idiot, slow down, slow down.
[idiota, más lento, más lento]

Sometimes I get overcharged, [a veces me veo sobrepasado]
that’s when you see sparks. [ahí es cuando ves chispas]
They ask me where the hell I’m going? [ellos me preguntan dónde diablos voy]
At a 1000 feet per second. [a mil kilómetros por hora]

Hey man, slow down, slow down, [hombre, ve más despacio, más despacio]
idiot, slow down, slow down. [idiota, más lento, más lento]

Hey man, slow down, slow down, [hombre, ve más despacio, más despacio]
idiot, slow down, slow down. [idiota, más lento, más lento]

La letra de la canción anterior, escrita por Jonny Greenwood, habla acerca de esa costumbre de intentar visitarlo “todo” cuando se está de viaje sin reparar en las cosas más básicas o simples, a mi juicio ya sea por un deseo propio real de estar en lo “turístico” o bien para poder decir que se visitó uno u otro sitio y así lograr contrarrestar aquella estúpida afirmación de “si no estuviste en ese lugar es como que no hubieses ido a esa ciudad/país” o cosas por el estilo… Si bien no comparto dicha “urgencia”, esta al menos se puede entender por el simple hecho que tiempo y dinero son bienes muy escasos cuando se viaja, pero ¿por qué también actuamos a diario como esos turistas en nuestra propia ciudad pasando por alto lo que ella tiene que ofrecer? ¿Cómo es posible que no poseamos tiempo para estar de verdad?

El pasado domingo 29 de noviembre asistí, muy bien acompañado (y le agradezco enormemente a aquella persona su presencia), a uno de los recorridos patrimoniales que ofrece Cultura Mapocho, iniciativa que promueve la historia y cultura de nuestra capital. Hace ya casi cuatro meses escribí acerca de dichas actividades en este mismo blog y unos amigos que participaron en una de aquellas jornadas me hicieron buenos comentarios, por lo que decidí de una vez hacerme el tiempo y asistir yo también.

La idea de estos recorridos es acercar la historia de los lugares por los que muchas veces transitamos, pero en los que no siempre reparamos. Los guías, que son varios, cuentan anécdotas, establecen nexos entre lo que fue y lo que es y contextualizan cada hito del recorrido. Porque así es: se traza una ruta con hitos sobre los que se desea hacer hincapié y luego se recorren. Los participantes pueden hacer las consultas que deseen aunque cuando fui yo al menos, esta dinámica no se explotó demasiado.

Un aspecto que me agradó del trayecto fue el hecho que los guías hacen uso de un megáfono para comunicarse con todo el grupo asistente, de modo que es fácil escuchar lo que dicen. En mi experiencia previa al menos, esto no siempre era así en los recorridos guiados, de modo que yo al menos lo valoré.

Con respecto a la ruta, esta es conocida a priori por los asistentes debido a que la gente de Cultura Mapocho se encarga de distribuir trípticos minutos antes del comienzo de la cita los cuales cuentan con información relevante y un mapa bastante claro, lo que se agradece. Además, al finalizar el recorrido ellos regalan algunas cosas entre los inscritos a él, inscripción que se realiza previo a su comienzo en el lugar de reunión. Yo puedo dar fe que la entrega de obsequios es “suficientemente” azarosa (aunque no entendí el método) porque por lo menos yo me llevé uno y no tengo nada que ver con su iniciativa, aunque la apoyo.

Dejando de lado las descripciones, personalmente el recorrido me agradó bastante y, como mencioné, apoyo totalmente la iniciativa que realiza Cultura Mapocho, sobre todo por el hecho que esta es totalmente gratuita y no excluyente. Además, hacen que situemos nuestra atención en todas esas cosas que por lo general pasan desapercibidas, pero que estimo son relevantes, lo que para mí ya es un valor en sí mismo. Si usted comparte aunque sea de manera remota aquella impresión, creo que le podría gustar ser partícipe de la convocatoria.

Para finalizar, le extiendo la invitación al próximo recorrido patrimonial, “Santiago catastrófico”, a realizarse de manera totalmente gratuita mañana domingo 27 de diciembre a partir de las 10 de la mañana. El punto de encuentro es la Plaza Vicuña Mackenna (entre la calle Miraflores y el cerro Santa Lucía, por Alameda). Para mayor información pueden visitar el sitio de Cultura Mapocho.

PS: recibo con los brazos abiertos correcciones a mi labor como diletante traductor.

Nota: imagen tomada desde el sitio de Cultura Mapocho.


2 Responses to “Turista en su propia ciudad”


  1. diciembre 27, 2009 a las 12:24

    Puta, se me olvidó.

  2. diciembre 29, 2009 a las 0:09

    Gran tema
    me toco ir a coyhaique
    gracias la vida
    y escuche mucho esta cancion
    en verdad, que idiota.


Comments are currently closed.

buscar en el blog

calendario de posts

diciembre 2009
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

Contacto

Siéntase libre de escribir a contacto También puede encontrarme en Last.fm, YouTube, Delicious y Twitter.

A %d blogueros les gusta esto: