Archivos para 23 febrero 2010

23
Feb
10

Rocket Skates: el nuevo tema de Deftones

Ha salido en todas partes ya, pero de igual forma merece difusión el adelanto de Diamond Eyes, el próximo disco de una de las mejores bandas de la actualidad: Deftones.

El tema se llama Rocket Skates y por tiempo limitado puede ser descargado de forma gratuita ingresando a deftones.com. El video que dejo aquí contiene la letra del tema.

Diamond Eyes (álbum que será lanzado el próximo 18 de mayo) corresponde a un disco distinto a Eros, trabajo que originalmente iba a suceder al último registro de la banda, Saturday Night Wrist (2006), pero que de momento no tiene fecha de publicación. La decisión de dejar un disco muy avanzado en el camino para volver al estudio a componer uno completamente nuevo se tomó luego del grave accidente que sufrió Chi Cheng (bajista de la banda) el pasado 4 de noviembre de 2008. Cheng es reemplazado actualmente por Sergio Vega en espera que mejore su estado de salud.

14
Feb
10

My Bloody Valentine: Loveless y la búsqueda de la perfección

Es difícil hablar de un clásico. Más aun por parte de alguien que carece de una instrucción mínimamente académica y/o práctica en el arte de los sonidos y lo que desea hacer es comentar un disco transgresor tanto en lo técnico como fundamental en lo musical, pero bien merece el esfuerzo… En esta ocasión, Loveless de My Bloody Valentine.

Loveless corresponde para muchos a la cumbre creativa de un movimiento que se conoce históricamente como shoegaze o shoegazing, un término en principio acuñado por la prensa para denotar negativamente la falta de movimiento y “espectáculo” sobre el escenario de cierto tipo de músicos que actuaban de manera apática con el público (en oposición al rock y pop que alimentaba los escenarios durante los 80), pero que finalmente terminó por definir un estilo, uno caracterizado por las guitarras ruidosas y etéreas, con muchos efectos y capas, pero capaces de crear melodías de intrínseca calidad y sensibilidad pop.

Corría 1991 cuando Loveless fue editado y su sonido marcaría de alguna forma la diferencia que había a uno y otro lado del Atlántico en dicho momento: mientras en EE.UU. el grunge se apoderaba del panorama musical con un disco fundamental que marcaría la década como fue Nevermind de Nirvana, en el Reino Unido el shoegaze (con nombres como Ride, Slowdive y los propios My Bloody Valentine) y la escena de Madchester (con exponentes como The Stone Roses y Happy Mondays) eran los que gozaban de buena salud, la segunda con mayor importancia mediática por otorgar los cimientos al britpop, estilo que terminaría por dominar la segunda mitad de los 90 en la isla y que tendría mucha mayor llegada a nivel internacional (nombres como Suede, Blur, Pulp y Oasis dan cuenta de ello).

Los primeros años

El sonido alcanzado por My Bloody Valentine en su obra de 1991 fue fruto de años de búsqueda. Fundado hacia 1984 en Dublín, Irlanda, y bautizados probablemente a partir de la película slasher de 1981 del mismo nombre (aunque la mayor parte del grupo no estuviera al tanto de ello), la formación original estaba integrada por Kevin Shields (nacido en Nueva York, pero criado en Dublín) en guitarra, segunda voz y en ocasiones bajo, su amigo Colm Ó Cíosóig en batería,  Dave Conway en voz principal y Tina Durkin en teclados. Su estilo inicial, plasmado en This Is Your Bloody Valentine (1985), podía ser encasillado dentro del post-punk y no daba mayores pistas de lo que luego lograrían. Ejemplo de esta época es Don’t Cramp My Style, disponible a continuación.

La llegada a Londres: cambios en la formación y el contrato con Creation Records

Su primera incursión discográfica, grabada en Berlín, Alemania, no tuvo los resultados que la agrupación esperaba y dio lugar a cambios en la formación. Una vez asentados en Londres, Debbie Googe se integró como bajista mientras que Tina Durkin dejó la banda. Con esta configuración editarían 3 EP hasta que Conway decidió dejar la agrupación siendo reemplazado por Bilinda Butcher en voz y a su vez también aportando con una nueva guitarra. Sería finalmente con estos nombres que el sonido de My Bloody Valentine comenzaría a enfocarse realmente, dando origen a dos EP que recibieron excelentes críticas y perfilaban el nuevo sonido: You Made Me Realise y Feed Me with Your Kiss, ambos de 1988 y ambos lanzados mediante Creation Records, detalle que a la larga sería no menor. Los temas que dan nombre a ambos registros, a continuación.

El disco debut

Como antesala al disco de 1991, fue en 1988 que My Bloody Valentine lanzó el que es considerado su primer álbum en el sentido estricto del término: Isn’t Anything. Bebiendo de la experiencia alcanzada con años de trabajo y con el futuro en mente, este disco en sí ya rompió barreras clásicas y fue fundacional e inspirador para el género del shoegaze. Si bien Shields era quien dirigía mayormente los destinos sonoros de la banda, este álbum se caracteriza por poseer mucha colaboración de parte de los otros miembros de la agrupación en el proceso creativo, cuestión que queda en evidencia en los créditos de cada uno de los temas. La incorporación de Butcher aquí demuestra ser fundamental en el sonido que pulió el grupo, sobre todo en el aura que otorga su voz a lo largo de los temas.

De este registro, Lose My Breath y Nothing Much to Lose a continuación.

Cuando se intenta indagar o contextualizar el trabajo de My Bloody Valentine, existen voces que relacionan su mezcla de pop y ruido con agrupaciones del nivel de The Velvet Underground y Sonic Youth. Por otra parte, las asociaciones con el trabajo de The Jesus and Mary Chain y Cocteau Twins por ejemplo tampoco son antojadizas y funcionan como un marco que intenta ayudar a entender el sonido que se gestaba en la cabeza de Kevin Shields, principal compositor y líder de la agrupación, sonido que vería su máxima expresión en Loveless.

Seguir leyendo ‘My Bloody Valentine: Loveless y la búsqueda de la perfección’

01
Feb
10

La Pequeña Gigante: domingo 31 de enero

Esta vez no asistí, pero no quiero dejar pasar la oportunidad de publicar el texto de la postal que se repartió durante el último recorrido de La Pequeña Gigante y su tío el señor Escafandra por Santiago el cual no tengo intenciones de analizar, sino solo compartir. Lo transcribí de una imagen que difundió la gente de Santiago a Mil. Ojo que el texto está escrito con caligrafía de niño, lo que no deja de ser un gran detalle: la idea es que este es de puño y letra de la misma Pequeña Gigante, quien sale fotografiada en el anverso de la postal.

En 1810 Sudamérica fue destruída por un sismo. Esta tierra parecía flotar como una nave amarrada en el muelle de Europa, se hizo a la mar y dividió los océanos, es de ahí que vienen el Atlántico y el Pacífico. O’Higgins y otros conspiradores  fueron los grandes hombres de la época. Ellos abolieron la esclavitud, sin lograr jamás destruirla totalmente.

Desde entonces, en el cielo destella la estrella de Chile.

Los astrólogos tratan de observarla sin jamás llegar a comprenderla, pero los científicos son unánimes: ella brilla en el corazón de los chilenos y da chispas en los ojos de los niños.

P.D.

Yo no como
Yo no hablo
pero yo escucho la voz de
Pablo Neruda
como la resaca del mar
sobre las piedras y me
alimento de los olores de
la tierra chilena

Estoy con ustedes

La Pequeña Gigante

Ahora, para cerrar, la banda que habitualmente trabaja musicalizando las obras de Royal de Luxe, Les Balayeurs du Désert, se presenta este viernes 5 de febrero en el Cine Arte Alameda. No podría decir si son buenos o malos, pero si a usted le despierta curiosidad, puede revisar más información aquí.

Finalizando: ojalá existieran más eventos culturales como Santiago a Mil. Será hasta 2011.

01
Feb
10

La Pequeña Gigante: sábado 30 de enero

Esta vez fui solamente en la tarde porque el calor era demasiado intenso en las primeras horas. Se me traspapelaron un poco los horarios y solo pude llegar cuando el señor Escafandra ya estaba posicionado en la Plaza Bulnes en espera a que llegara su sobrina, La Pequeña Gigante.

El viaje lo realicé en Metro bajo el supuesto evidente que la Alameda estaba cortada y que bueno, subirse a una micro me iba a llevar a lugares insospechados. Una vez en el tren subterráneo por los parlantes avisaban a quienes iban a ver el espectáculo que no se bajaran en la estación La Moneda porque la cantidad de gente era demasiada, de modo que recomendaban Los Héroes o bien Universidad de Chile. Yo opté por esta última.

Una vez en la superficie, la visión de la cantidad de gente me impresionó más que en la primera jornada. El calor era intenso y a lo lejos se podía divisar cómo el público era rociado con agua. El bandejón central estaba atestado de personas que intentaban evitar la exposición directa al Sol, cosa bastante natural… y necesaria en esas condiciones.

Como no había mucho que hacer hasta que la obra se pusiera nuevamente en marcha, decidí ir a dar una vuelta por las inmediaciones a ver cómo estaba el ambiente. De esta manera me encaminé a la Plaza de la Constitución, di un par de vueltas por el lugar (siempre con bastante gente, pero muchas menos que en la Plaza de la Ciudadanía y Bulnes) y al final decidí ingresar por Morandé.

Desde esta posición al menos era posible ver al señor Escafandra, pero no me convenció del todo. La espera, solo entre tanta gente, no era muy motivante por lo que seguí vagando por el sector. La ironía haría que terminara en el mismo lugar donde empecé.

No tengo noción de la hora en la cual se reactivó la obra, pero ya estaba de vuelta en mi ubicación original en dicho momento. La Pequeña Gigante se acercó por la pista sur de la Alameda para reunirse con su tío, imagen que no logré ver del todo. Solo cuando se acercó al señor Escafandra pude divisarla claramente.

Seguir leyendo ‘La Pequeña Gigante: sábado 30 de enero’




buscar en el blog

calendario de posts

febrero 2010
L M X J V S D
« Ene   Mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Contacto

Siéntase libre de escribir a contacto También puede encontrarme en Last.fm, YouTube, Delicious y Twitter.