18
Nov
10

Manuel García en el Teatro Teletón: cuando las cosas se hacen con cariño

Por wolverenstein para descomposiciones.wordpress.com
18 de noviembre de 2010

Esta fue la segunda vez que vi a Manuel en vivo. La primera, hace casi 2 años, estuvo enmarcada en su espectáculo “Manuel García Eléctrico“, concierto que reunió al ariqueño, a Cuarto de Trébol y a nosotros, el público, en una sencilla jornada en el Galpón Víctor Jara. ¿Por qué menciono esta experiencia? Porque las diferencias entre aquella presentación y las de este fin de semana son abismales.

El estatus musical de Manuel en la escena nacional no ha hecho más que crecer con el tiempo. Con tres impecables discos solistas bajo el brazo —Pánico (2005), Témpera (2008) y S/T (2010)— y otros tres junto a Mecánica PopularMecánica Popular (1999), La Casa de Asterión (2000) y Fatamorgana (2003)—, en lo que son sus dos facetas más conocidas, no hay voz autorizada que pueda desmentir la importancia de García en la música nacional de los últimos años. Y cada nuevo disco que es firmado con su nombre no hace más que confirmar esta idea.

Los shows que brindó Manuel García los pasados 5 y 6 de noviembre en el Teatro Teletón dan cuenta de la importancia que ha alcanzado su figura no tan solo entre sus pares, sino también entre el público. Manuel, en su sencillez, quizás no se sienta cómodo si uno lo sitúa al frente de tantos otros músicos nacionales contemporáneos, pero es una posición que se ha ganado limpiamente en base a trabajo y, claro está, talento. Y el público ha respondido a ello.

Manuel García tiene una base de seguidores que en eventos como los de esta ocasión aumenta notablemente. Y se ve de todo: desde infantes hasta abuelos, pasando por niños, adolescentes, adultos, y todo tipo de segmentación etaria que se venga a la mente. Es un público diverso el cual, en esta ocasión, era familiar. Tal y como el show que se presentaba.

Yo creo que hace dos años, en esa jornada en el Galpón Víctor Jara, Manuel nunca imaginó que iba a llegar a hacer unas presentaciones como las del Teletón: prácticamente llenar dos veces el recinto, contar con la ayuda del Gran Circo Teatro, tocar junto a una banda de ocho músicos, utilizar proyecciones de videos, una escenografía móvil… Manuel ya había tenido la oportunidad de ser parte de grandes conciertos (como el tributo sinfónico a Víctor Jara por ejemplo), pero nada, que yo sepa, como los shows que hizo aquel fin de semana.

Shows que comenzaron de manera íntima solo con Manuel y su guitarra sobre el escenario, repasando las piezas más desnudas de su discografía, para dar paso lentamente a la banda en pleno: Diego Álvarez y Gonzalo Canales (guitarras), Cristián Bravo y Fernando Julio (bajos), Camilo Morales (batería), Danilo Donoso (percusión), Jimena Herrera (coros) y Camilo Salinas (teclados). Así, de lo íntimo se pasó incluso a lo festivo con lo que fueron por ejemplo las interpretaciones de “Reloj” y “Brevemente… Gente” de Florcita Motuda, canciones con las que no queda duda que la banda en vivo puede llegar a sonar verdaderamente potente.

Imagen por Poesía circular (Flickr)

En relación específicamente a la jornada en la que estuve presente, la del sábado 6, Manuel se vio alegre, cómodo y en control sobre el escenario: tantos años de circo no pasan en vano. Si bien en un comienzo el show fue netamente unidireccional, luego, cuando ya estaba con la banda sobre el escenario, Manuel se relajó. Y empezó a interactuar con el público, agradeciendo nuestra presencia y a la gente que cantaba. También bromeó e incluso leyó dos de sus poemas, cuestión que al menos hasta hace dos años recuerdo que no se le daba tan fácilmente.

Tanto el show del viernes como el del sábado fueron presentaciones que sobrepasaron las 2 horas de duración y que recogieron temas de toda la discografía de Manuel y también de la ajena (y no tanto): por ejemplo “Gato” de Mecánica Popular, el ya mencionado tema de Florcita Motuda y “Sleep Walk” de Santo & Johnny (bautizado como “Sonambulismo” en la versión de García), canción con la que los pasillos del Teatro Teletón se convirtieron en una gran pista de baile compartida por público y miembros del Gran Circo Teatro por igual.

Junto a lo anterior, otro momento especial de la jornada, al menos del 6, se dio en la última parte del concierto. Aquí, un coro marcadamente femenino cantó con fuerza algunas de las canciones de Manuel, emocionándolo. Y este coro improvisado, para mi sorpresa, lo hizo sorprendentemente bien, muy afinado. Fue un gran momento, esta vez por parte del público.

Imagen por Poesía circular (Flickr)

En cuanto a la puesta en escena, se nota que todo estaba hecho con cariño. Todo muy artesanal, muy callejero y humano. El ambiente, escenografía y decoraciones me recordaron las obras de teatro que veía cuando niño: esa mezcla de fantasía con simpleza, como una forma de ayudar a la imaginación a volar, sólo con sugerencias, incluyendo al espectador y no estableciendo una frontera o división con él.

Lo anterior opera también como una alegoría de lo que fue el show mismo en lo musical y en la sensación que provocaba. La música de Manuel es muy evocadora y sobre todo muy poética en sus letras. Uno escucha su música y ve lugares y personas, vive situaciones y momentos, trae a la mente recuerdos y sentimientos… cosa que fue, de cierta forma, lo que percibí a partir de lo que pasó sobre el escenario. No sé si habrá sido la intención del equipo que preparó la presentación, pero al menos esa fue la manera en que me llegó el mensaje. Quizás lo descifré muy personalmente y le di mayor significación de la que tenía. Quién sabe. Pero así también son las letras de Manuel: dan lugar a varias interpretaciones y darle sentido a ellas es parte importante del proceso el cual, una vez más, invita y no segrega.

Para cerrar: por despliegue escénico y musical las jornadas del viernes 5 y sábado 6 marcan un hito en la carrera de Manuel y él así también lo dio a entender en las entrevistas que otorgó a los medios durante la promoción del espectáculo. Registrado en audio por Radio Uno (quienes emitieron el show del viernes en vivo) y aparentemente también en video (según se mencionó en la misma radio), no sería extraño encontrarse a futuro con una edición en CD/DVD de la que a la fecha son probablemente unas de las presentaciones más importantes en la carrera de Manuel García. Y ojalá queden muchas más. Felicitaciones Manuel.

Anuncios

2 Responses to “Manuel García en el Teatro Teletón: cuando las cosas se hacen con cariño”


  1. noviembre 18, 2010 en 18:20

    Por un tema de coherencia y cohesión de los párrafos e ideas en el texto (tema en el que espero haber salido airoso), no había espacio para agradecer a quien me acompañó la noche del 6. Y bueno, aunque sea en los comentarios del artículo, considero importante hacerlo. Así que, pese a que dudo que lea esto, gracias a ella…

  2. enero 4, 2011 en 9:15

    Bonita reseña… me perdí ese concierto y me arrepiento… asi que espero con ansias el dvd que me imagino estará por salir…


Comments are currently closed.

buscar en el blog

calendario de posts

noviembre 2010
L M X J V S D
« Sep   Ene »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Contacto

Siéntase libre de escribir a contacto También puede encontrarme en Last.fm, YouTube, Delicious y Twitter.

A %d blogueros les gusta esto: